Cambio climático podría estar afectando intensidad de huracanes.

Un grupo de científicos de alto prestigio, entre los que se encuentran federales de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, publicaron una nueva investigación este jueves que sugiere que los huracanes en el Océano Atlántico han empeorado considerablemente y que el cambio climático es una de las causas.

El estudio, publicado en la revista Nature Communications, analiza la rapidez con la que los huracanes pueden intensificarse desde una tormenta tropical hasta categoría 4 o 5 y encontraron que esta frecuencia se ha visto multiplicada en el Atlántico en los últimos años. Un ejemplo es el huracán Michael, que se transformó de una Categoría 1 en una Categoría 4 en un período de 24 horas.

En su conclusión, la investigación señala que el Atlántico ya ha visto cambios “altamente inusuales” en la rápida intensificación de huracanes, en comparación con lo que los modelos predecirían a partir de los cambios naturales en el clima, lo que los lleva a pensar que el cambio climático jugó un papel importante.

“Hay una gran cantidad de problemas que vienen con una rápida intensificación, y ninguno de ellos es bueno”, dijo Jim Kossin, uno de los autores del estudio y experto en huracanes de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

El aumento en la prevalencia de tormentas que se aceleran rápidamente, dijo Kossin, significa tanto que hay tormentas más fuertes en general como que hay situaciones más peligrosas cerca de la tierra.

“La intensificación rápida es extremadamente peligrosa porque las personas no son advertidas adecuadamente, no están preparadas, muchas de ellas no son evacuadas”, dijo.

La intensificación rápida generalmente se mide comparando la fuerza de un huracán en un período de 24 horas. Un cambio en la velocidad del viento de tormenta de más de 35 mph en 24 horas es generalmente el límite.

Según el estudio, durante un período de 28 años, de 1982 a 2009, el porcentaje de tormentas del Atlántico que se intensificaron rápidamente se triplicó. Esto sucedió con los dos conjuntos de datos utilizados, uno de los cuales registra estadísticas oficiales de huracanes de agencias de monitoreo global, como el Centro Nacional de Huracanes, y uno de los cuales usa imágenes satelitales para estimar la intensidad de las tormentas.

Luego, los investigadores utilizaron un modelo que puede simular confiablemente los huracanes para determinar si las tasas de intensificación rápida encontradas en el estudio son significativamente mayores que las observadas en una versión del modelo que no incluyó el cambio climático provocado por el hombre. Una deducción obvia es que las temperaturas más cálidas del océano, que proporcionan el combustible para los huracanes, probablemente están impulsando el fortalecimiento de tormentas explosivas.

Y Kossin señaló que el estudio solo se realizó en 2009, debido a las limitaciones en el conjunto de datos satelitales. Eso significa que no incluyó múltiples tormentas recientes que se intensificaron rápidamente; de ser así, los hallazgos podrían haber sido aún más fuertes.

Los hallazgos se producen tras dos de los años más desastrosos provocados por huracanes y otros eventos extremos. En 2017, según las cifras de la NOAA, los Estados Unidos se registraron $ 306 mil millones de dólares en pérdidas por desastres, en gran parte impulsadas por los huracanes Harvey, María e Irma. En 2018, los huracanes Florence y Michael fueron factores importantes en un daño total de $ 91 mil millones.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close